ISIS Mis primeras experiencias como Domme

MI PERRITO – Parte I

Como cualquier historia este relato también tiene un “protagonista” un sumiso chico de 26 años y una switch ( YO) haciendo de Domme en nuestra primera experiencia real de Dominación/ sumisión.
Este relato y los sucesivos de esta saga son escritos por ellos ; los sumisos y con partes mías que irán en paréntesis para diferenciarlos.

Soy algo tímido y observador con los desconocidos, un chico, que en su día a día debe mantener una apariencia de persona dominante, fuerte y duro, pero que desea convertirse en un sumiso obediente, una persona que por su timidez jamás quedaría con ningún desconocido.

Sin embargo ahí estaba yo recorriendo mas de 400 kilómetros para conocer a una Domina con la que solo había hablado por internet, mas nervioso que un deportista en una gran competición, ¿Merecería la pena este “esfuerzo”? Te invito a seguir leyendo y descubrirlo.

Lo primero fue conocernos un poco mas, para ello fuimos a comer y a tomarnos un café, como imaginé desde un principio, sentía ese hormigueo nervioso del estomago, al verla en el lugar acordado el hormigueo se iba haciendo mas agudo con cada paso, el simple hecho de estar ahí con ella ya me intimidaba, me sentía muy pequeño a su lado. Pero supongo que cualquier sumiso se sentiría pequeño ante una Diosa como Isis, entre eso y los nervios, apenas me salían las palabras, por suerte a ella si le salían, y compensaba mis silencios, tratando de relajarme contándome algunas anécdotas o experiencias durante la comida y el café, que aunque trataba de entrevistarme, al ser yo tan callado, siempre acabábamos perdiendo el hilo de la conversación.

( Isis: Llegamos a estar horas horas , yo estaba centrada en que estuviese a gusto y por ello no dejaba de hablar y preguntarle para que él se sintiese bien . La verdad se me fue el tiempo sin darme cuenta .
Al percatarme de la hora me vino a la cabeza , si no vamos a tener tiempo de hacer todo lo que quiero. Así que decidimos salir )

Fuimos a un apartamento, bueno primero me equivoque con el coche, tras una llamada suya comencé a pensar que ya me estaba ganado un castigo antes de comenzar la sesión. La confianza que tengo en ella hizo que pudiese relajarme bastante antes de comenzar con la sesión, lo primero fue corregir mi postura, y enseñarme que debía permanecer en la postura de espera tras realizar cualquier acción o cuando la sesión hubiese dado comienzo como era el caso, comenzó a educarme como el sumiso que soy, tras ello me ordenó de inmediato ponerme de rodillas a cuatro patas, esto fue el indicio que me dio a entender que la chica dicharachera ya no estaba ahora era hora de la Domina, pensé que solo quería verme como el perro que soy, pero me equivocaba.

(Isis: entramos al apartamento ,le eche un ojo como era , solté todas las bolsas que llevaba . A él lo vi como parado , como que no sabía que hacer o como deberían estar. Así que le di unas ordenes básicas, para mi indispensables que yo entendía que a él le relajaría. Ya decir.. me tengo que dejar llevar y ya.
Primero le ordene que se desnudara , quería ver mi mercancía como deben ir los perros sin ropa. Empece a pasear por su lado , a pasar mi mano por su espalda hasta su culo. Mi dedos acariciaban para milímetro de su suave piel e inmaculada)

Comenzó la sesión haciéndome un enema, metió el líquido en mi ano, el primer contacto, me puso algo tenso, ese liquido “frio” entrando dentro de mi, me ordenó no derramarlo bajo ningún concepto(Isis: a pesar de ello, yo sabia que no podría aguantarlo aunque solo fuera 500ml), tras ello se sentó y uso mi espalda como reposa pies, poco a poco iba notando como el enema iba surtiendo efecto y sentía mas la necesidad de ir al baño, poco a poco esa sensación se fue haciendo más insoportable ( Isis: a iba saliéndose un poquito, gotita a gotita y no podía remediar que me saliese una sonrisa de mi cara ) , y la música o mejor dicho el sonido de fondo no me ayudaba a concentrarme, necesitaba expulsarlo de inmediato tras pedirle permiso la Señora Isis afirmó que cuanto derramara antes de su orden debería recogerlo mas tarde con la lengua, trate de aguantar, un poco mas pero cada vez era peor hasta que no pude evitarlo, note como el liquido ahora caliente salía de mi y se deslizaba hasta llegar al suelo.

Esto me hizo sentir totalmente humillado, no solo no había podido aguantar tanto como ella deseaba, sino que ella se deleitaba viendo como hacia mis necesidades como si fuese un perro incontinente, durante todo este rato yo trataba de hacer fuerza para que saliera lo menos posible. Pero cada vez que ella tocaba mi sucio culo me resultaba literalmente imposible no soltar un pequeño chorro, lo que poco a poco fue formando un charco el cual acabo mojando mis rodillas e incluso mi brazo derecho, cada vez me sentía mas avergonzado y humillado, tanto por estar manchándome por mi incontinencia como por el conocimiento de que luego debía lamer todo ese líquido.

Tras un rato me dio permiso para ir al baño y hacer mis necesidades como una persona normal, aunque no lo mereciese, fui al baño y cerré la puerta como de costumbre (Isis: me dio un corage que cerrase la puerta que no pude resistirme), y cuando empezaba a desahogarme Isis entro rápidamente en el baño (me asusté) -¿quien te ha dado permiso para cerrar la puerta?- en ese momento se me cortó todo pensando en el castigo que recibiría por cerrar la puerta del baño sin su consentimiento.

Continuara …..

Sé el primero en comentar