ISIS Mis primeras experiencias como Domme

MI PERRITO – Parte II

Este relato y los sucesivos de esta saga son escritos por ellos ; los sumisos y con partes mías que irán en paréntesis para diferenciarlos.

Tras saciar mi necesidad de ir al baño salí y me coloqué en posición de espera como previamente me había ordenado hacerlo, entonces dijo: -ya sabes que debes hacer- señalando el charco que yo mismo había provocado, me arrodillé y comencé a lamer el liquido como previamente me había advertido, la primera impresión fue desagradable, un sabor como amargo, y el hecho de saber que había salido de mi intestino no ayudaba mucho, era bastante asqueroso, ahora me sentía incluso mas humillado, pues debía limpiar con mi lengua todo ese charco que no pude retener, incluso llegue a pensar que quizás me sentaría mal por el sabor y porque había salido de donde había salido, pero hubo dos motivos que me impulsaron a seguir lamiendo, el primer motivo, ya había defraudado a la Señora Isis una vez, y no quería que eso volviese a pasar, segundo, ella siempre me a cuidado muy bien por tanto no seria lógico que lamerlo fuese muy perjudicial para mi salud.


Mientras seguía limpiando el suelo, ella comenzó a escribir en mi espalda, mientras me metía prisa para que lo hiciese mas rápido y me recordaba que si hubiese sido un mejor perro y no hubiese derramado tanto no tardaría tanto en limpiarlo, cogió su móvil y comenzó a hacerme fotos mientras yo seguía lamiendo , me sentía indefenso, ¿que haría mas tarde con esas fotos? O quizás ya se las estaba enviando a alguien, fuese lo que fuese estaba fuera de mi alcance impedirlo y además tampoco estoy seguro de que quisiera pararlo, cada vez me encontraba mas cómodo, estaba disfrutando de esa humillación de que ella tuviese ese poder sobre mi, cada parte de mi cuerpo comenzaba a estremecerse, de hecho deje de solo lamer el líquido para comenzar a sorberlo.

-Levántate rápido- me ordenó con voz firme, me colocó una máscara con los ojos tapados, de esta forma elimino mi sentido de la vista, -hoy no te voy a permitir correrte, ¿me has entendido perro?- asentí -si, Señora- me pidió que abriera la boca y colocó dos pajitas a través de la máscara, cosa que por el momento no entendía muy bien para que las usaría, me dio indicaciones de como actuar en caso de que me agobiase, tras esta pequeña aclaración y ordenarme colocarme con las manos pegadas al cuerpo, comenzó a momificarme con papel film. Por suerte no tengo claustrofobia, comenzó por el pecho para luego subir al llegar a la zona del cuello, me tense pensando que si apretaba demasiado quizás podría ahogarme, rápidamente siguió con la cabeza. ( Isis:Llevaba tacones , hacia que fuese más lenta y me costase. Decidí quitarme las botas ; no quería porque quería en algún momento utilizar el tacón, pero fue lo mejor que pude hacer)

Al darme cuenta de que de las pajitas dependía mi respiración las comencé a sujetar medianamente fuerte con los dientes para evitar que se me cayeran. Cuando terminó de envolverme la cabeza, volvió a pasar por el pecho para seguir bajando, cuando llego a la cintura, me ordeno cerrar las piernas, cuando llego a la zona genital esta la dejo sin momificar, lo primero que pensé, fue que jugaría con esa zona pero cuando mas lo pensaba, menos sabía si eso era bueno o malo, por tanto antes de volverme loco tratando de descifrar que haría, decidí respirar y tranquilizarme mientras terminaba la momificación.

Siguió bajando para momificar parte de mis piernas, quedé totalmente inmóvil, y al no tener la percepción espacial que otorga la visión y tener los pies juntos, comencé a notar una sensación bastante grande de desequilibrio, aunque creo que apenas me movía sentía como si me balancease y fuese a caerme en cualquier momento, cuando acabo de envolverme como a un bocadillo me ordeno arrodillarme, para mas tarde tumbarme en el suelo, pero no me dejo hacerlo solo por si me hacia daño, esto hizo que me tranquilizara un poco, ya que me demostró que no solo en ciber sino en una sesión real seguía siendo la misma Señora Isis que veces atrás me había cuidado y aconsejado, me sentía arropado y no por estar envuelto sino por esa delicada protección que pronto pasaría desapercibida.


Se alejó hacia el otro lado del salón para preparar todo cuanto iba a usar conmigo .Durante unos segundos por mi cabeza empezaron a pasar ideas descabelladas, como que estaba inmóvil y sin poder ver nada con una persona que creía conocer, pero podría no ser lo que aparentaba, ¿y si era una psicópata o una asesina? Si, lo se he visto demasiadas películas. Me puse bastante nervioso, probé cuanta movilidad me quedaba y si en caso de necesidad podría hacer la suficiente fuerza como para romper la momificación.

Creía que si podría pero no con la velocidad suficiente que requeriría una emergencia, pero trate de convencerme a mi mismo de que si podría para tratar de tranquilizarme, en ese momento empecé a notar un agudo dolor en el abdomen, mi primera reacción fue mover la mano, para indicarle a la Señora Isis que algo no iba bien (Isis: después de un rato, deleitándome , me llego a asustar ese movimiento de mano de que algo no podría ir bien. Es lo que nunca me gustaría qe pasase y se me llego a acelerar el corazón) con la imagen, me pregunto si podía respirar, con las pajitas en mi boca y la cara chafada por la máscara envuelta en papel film, le dije que no era la respiración en este momento me di cuenta de que lo que sucedía es que el enema seguía surtiendo efecto lo que necesitaba era ir al baño, ingenuo e inocente de mi, se lo comuniqué con la esperanza de que me dejase ir de nuevo al baño, pero eso no estaba dentro de sus planes. (Isis: fue un desahogo conocer lo que pasaba, y lo primero que me vino es un alivió y decir vaya que tontería . Por ganas de cagar vamos a dejar lo que estábamos haciendo . De todos modos me ilusionaba verle rebozado en mierda y sintiéndose como lo que era).

Continuara ….

Sé el primero en comentar