ISIS Mis primeras experiencias como Domme

Mi perrito : Segunda Sesión con Isis parte IV

Tercera sesión y experiencia real como Domme.

Este relato y los sucesivos de esta saga son escritos por ellos ; los sumisos y con partes mías que irán en paréntesis para diferenciarlos.

Para este fin colocó algo sobre mi pecho, no estaba seguro de que era, pero por lo poco que veía bajo el antifaz, parecía un cuenco para perros, -No quiero que se caiga- dijo con voz seria -De acuerdo Señora Isis- respondí sin estar del todo seguro de poder cumplir mi palabra, comenzó de nuevo a hacerme cosquillas con la pluma, y aguanté tanto como pude la risa y mis movimientos -ssh que no se caiga- me repitió, yo seguí tratando de concentrarme, ella dejo la pluma y comenzó a hacerme cosquillas con los dedos, ahí ya no pude aguantar mas, y dudo que aguantase ni 30 segundos con el cuenco en el pecho “mas tarde supe que este instante de risas fue grabado”.( Isis : no se como podía tener tantas cosquillas , parecía mentira . Como se retorcía y no podía estar mi un segundo quieto . Ni con motivación de aguante ; el cuenco. Fue verdad 10 segundo aguantó . Que hasta dio de si la cinta americana ,quedo un poco floja. Era para verlo!! )

Pude escuchar como habría algo (Isis : se acabaron las risas, era algo que no podía controlar y no se estaba quieto) , pero no estaba seguro de que era, “no esperaba nada bueno, después de todo no había conseguido evitar que se me cayese el cuenco “ solo escuché un ruido de varias piezas metálicas, pero en nada tardaría mucho en saber de que se trataba, cuando comenzó a acariciar me el pezón izquierdo, y lamer lo para que se pusiese duro, puso una pinza metálica en él, “debo decir que mis pezones siempre han sido demasiado sensibles”(Isis: Hoy me estaba dando mucho trabajo, yo sabia que en la anteriores prácticas cibert o juegos él siempre se quejaba mucho de tener pezones blandos. Lo sabia y por ello quise llevarle mas allá, ya que muchas veces hemos puesto pinzas normales o pinzas bdsm de pezones que estas se pueden regular fuerza. Por eso lleve pinzas de escritorio ) no pude evitar quejarme, incluso me incorporé un poco, ella pronto me puso la mano en el pecho -sssh- trató de tranquilizarme, y me beso de nuevo, para tratar de distraer mi mente del dolor, la cosa que debo admitir que funciono, aunque el dolor no desapareció si es cierto que mi percepción de él fue un poco menor, y por ello pude sobre llevarlo y tranquilizarme, cuando comenzó a acariciar mi pezón derecho, mi respiración se aceleró.

La tensión volvió a mi mente, sabía lo que me esperaba, y aunque no era de mi agrado trate de relajarme para aguantarlo, ya que sabía que ella le había encantado, ese pequeño momento en el que me quejé, después de todo aunque yo no sea demasiado masoquista la Señora Isis si tiene un lado bastante sádico, y así podría satisfacerla que al fin y al cabo esa es la tarea de un sumiso, satisfacer a su Ama, o en este caso, a la Dominante a la que sirve en ese momento, puso esa segunda pinza en mi pezón derecho.

Esta vez el dolor fue mas intenso si cabe que el primero, un pequeña lágrima escapó de mi ojo, trate de aguantar pero ni un segundo tarde en pedirle que me lo quitara, que dolía mucho, pero quitarlas no entraba en sus planes por el momento, volvió a besarme para acallar mis súplicas, poco a poco fui aceptando esa sensación de dolor y se convirtió en una sensación que aunque permanecía al borde de mi limite podía aguantarla por y para ella.

(Isis: Al ponerle la primera pinza , ví como se descoloco su rostro, estaba sufriendo , resoplando, quejándose y se le escapaba un no por favor . No podía dejar de mirarlo y pensando que lo superaríamos los dos . Me acerque a él, acerque mí cuerpo al suyo cogí su rostro su cara , y coloque la mía junto a él . Quería que se relajase o por lo menos no estuviese tan concentrado en el dolor que sentía . Su respiración era muy rápida, y deseaba que se tranquilizase , puse mi respiración muy cerca de su oído tal para que me escuchase, e intentar que las dos se convirtieran en una . Solo una , una respiración unisona hasta llegar a controlar yo la suya .y sentirse uno solo y mas tranquilo. Cuando lo conseguí y estaba mas aplacado menos sudoroso le di un beso. Podría decirse una recompensa pero para mí fue un orgullo que hubiera aguantado. Ahora quedaba el otro, se que veía a través o que podía saber que tocaba el otro. Después de lo que paso en el anterior no dijo nada, solo se entrego a mí. Coloque la pinza , volvió a descomponerse a pedir que la quitase , pero estaba segura que lo aguantaría que para eso estaba yo. Volvimos a la carga ya no eran un pezón , ahora eran dos. Yo estaba junto y con él, y nunca haría nada mas allá de lo que sé que podría aguantar. Juntos los dos, piel con piel y aire con aire llegamos a superarlo. No cogia mas en mi y feliz de ver lo que me estaba dando, y pese a todo lo sufrido por él no hubo ningún desprecio o un se acabó . Solo hubo una entrega infinita de el hacia mi aunque no fuese su ama, no me cansare de repetirlo no es mio no soy su dueña y en cambio no podríamos estar mas unidos que cualquier pareja de D/s. En ese momento era mio solo mío )

Siguió poniendo pinzas pero esta vez fueros mis testículos los elegidos por la Señora Isis para sentir la presión de esas pinzas metálicas, puso tres si mal no recuerdo, la presión era aguda, pero para ser sinceros, ni se acercaba a la presión de los pezones, pero pronto cambiaría de opinión cuando una de esas pinzas me pellizcase hasta cerrarse, la Señora Isis opto por retirarlas, pero esa sensación aguda hizo que olvidase un poco a sensación de dolor en los pezones.

Siguió poniendo pinzas, esta vez en mi pene, pero estas ya no parecía el mismo tipo de pinzas ( Isis : eran mini pinzas de madera de colores), su presión era menor, aunque en ciertas zonas como el prepucio sobre todo cuando te vas excitando siguen siendo dolorosas, también coloco varias pinzas en la parte inferior de mi abdomen, la cosa de esta zona es que es una zona de grasa localizada y musculo, por tanto no pellizca pellejo sino un trozo de chica, por tanto si se nota la presión y esa presión es mayor cuando pones unas 40 o 50 pinzas una al lado de la otra.( Isis : quedo una bonita estampa , una risa dibujada)

Cuando las pinzas estaban colocadas, se subió sobre mi, y comenzó a deslizar su cuerpo sobre el mio, el sentir de su piel volvía a aumentar la excitación en mi cuerpo, pronto esa excitación se entremezclaría con el dolor para llegar a otro nivel, ese nivel que me hace perderme en mi cabeza, ese nivel en que mi cuerpo y mi mente luchan entre si, una parte de mi desea parar y la otra desea que eso momento continúe eternamente.

Cuando su cuerpo pasaba por las zonas donde se encontraban las pinzas, estas se tensaban y notaba como si pellizcasen mi cuerpo pero no una o dos manos es como si 10 o 12 personas me pellizcasen a la vez ya que prácticamente todas las pinzas se estiraban a la vez, cada vez que pasaba por las pinzas hacía mas presión o al menos eso sentía yo, pero no deseaba que parara, deseaba sentirla cada vez mas cerca de mi, cada vez que pasaba por las pinzas un pequeño jadeo mezcla de dolor y excitación se me escapaban.

Pero yo también notaba su respiración agitada, su excitación seguramente fruto de ver y escuchar mis jadeos, de saber que en ese momento solo existía por y para ella, pero esto no era mas que el pez que se muerde la cola, ya que al oírla a ella mi excitación aumentaba, y la presión por las pinzas de mi pene aumentaban, el sudor comenzaba a deslizarse entre nuestros cuerpos, incluso podían notar como la cera iba deslizándose poco a poco por mi torso por el propio sudor. (Isis: contacto y mas contacto, dolor y mas dolor , sentimientos encontrados, estaba del todo súper excitada. Mi coño estaba chorreando si lo tocases parecía una fuente emanando. Necesitaba que los sentidos de el no bajasen en ningún momento, pero si el dolor en subidas y bajadas . Me subí encima mi piel sobre la de él y con el roce se empezasen a caer las pinzas .Su polla se frotaba contra mi cuerpo , yo subía y bajaba friccionando mi cuerpo, mi latidos estaban acelerados, mi cuerpo y clítoris vibraban como llave de la luz esperando ser encendida. Escuchaba leves suspiros y yo o podía parar deseaba estallar en mí . NO mas fue así, en un estasis tuve un orgasmo intenso ).

Comenzó retirando…


continuara …

Sé el primero en comentar