ISIS Mis primeras experiencias como Domme

Mi perrito : Segunda Sesión con Isis parte III

Tercera sesión y experiencia real como Domme.

Este relato y los sucesivos de esta saga son escritos por ellos ; los sumisos y con partes mías que irán en paréntesis para diferenciarlos.

Me ordenó girarme y tumbarme boca arriba, por debajo del antifaz pude avistar como se acercaba, no podía dejar de observar sus labios y admirar sus pechos, se inclino y me beso, yo trate de volver a besarle, pero ella seguía jugando conmigo, me hacia desearla mas y mas, demostrándome quien tenía el poder, ya que me besaba cuando ella quería pero cuando yo quería se separaba lo justo, para que no llegase pero notase su respiración incluso a veces me permitía rozarle con mis labios, pero se separaba inmediatamente, para posteriormente y solo cuando ella estaba dispuesta a ello volver a besarme. ( Isis: el juego es muy importante, unas risas, una complicidad y un deseo . El mio comérmelo, usarlo a mi antojo y mi provecho )

Mis deseo no hacia mas que crecer y crecer, se dio cuenta que veía un poco por la parte inferior de antifaz, por ello lo bajo para que no viera, o al menos viese lo menos posible, podía escuchar como cogía algo pero no sabía que me esperaba, en breves comencé a notar como algo se introducía por mi recto aunque no estaba seguro de que se trataba no tarde mucho en descubrirlo cuando comenzó a vibrar, sin duda era mi plug vibrador pero por alguna razón no me había colocado los anillos del pene y los testículos, seguramente algo andaría tramando.

Permaneció un corto espacio de tiempo jugando con ese vibrador en mi trasero, notaba como se estiraba para alcanzar algo de la cama de al lado donde se encontraban los “juguetes”, escuche como habría un paquete, por tanto no sabía lo que iba a pasar, pero la emoción recorría mi cuerpo en ese momento, mi mente inquieta pensaba las distintas posibilidades, pero todas ellas fueron erróneas, metió mi pene dentro de una especie de tubo o mejor dicho lo intento, y lo saco, hizo algo sonaba como a goma, posteriormente volvió a meterlo (mas tarde cuando vi y supe lo que era supuse que le cambió la goma) una vez mi pene entró, comencé a notar como era succionado, fue probando el aparato, succionando y liberando la presión para descubrir como funcionaba, lo dejo colocado y se quito de encima mía. (Isis: Era la primera vez que utilizaba eso , pero como curiosa todo lo quiero probar, lo malo que al no tener pene según que cosas no puedo. Así que fui a probarlo primero una goma de apertura y luego otra , al darle al succionado el pene crecía o se estiraba era gracioso verlo. El pene iba tomando un color morado y el prepucio parecía que se iba a despegar del glande. Le pregunte si le dolía o que sentía. Pero su repuesta no era la que esperaba . Disfruté de la imagen , pero tuve decepción de aparato. Ahora lo pienso y seguro que lo utilizaría de otra forma.)

No sabia que pasaba, por lo cual trate de mirar por debajo del antifaz, pero no pude ver mas allá de mi nariz y mi pecho pronto descubrí que ocurría cuando escuche el sonido de la cámara del móvil, eso no hacía mas que aumentar mi excitación, volvió a colocarse en la cama, succionó un poco mas mi pene y me beso de nuevo, bajo la presión del succionador y me lo quitó, la sensación era como si mi pene estuviese adormecido pero sin dejar de estar totalmente erecto.

Pude escuchar como encendía un mechero, eso me llevo a pensar y por una vez acertar lo que se avecinaba, se avecinaba cera caliente, las primeras gotas cayeron sobre mi abdomen el cambio de temperatura me hizo estremecerme, la cera fue cayendo por mi torso y bajando hasta mi entrepierna, no podía evitar que se me escapase un pequeño jadeo con cada gota que caía sobre mi fría piel, pero no creo que esto fuese fruto solo de la cera, sino también de no saber cuando ni donde caería la siguiente gota, cuando trataba de adivinar la zona y mentalizarme para no darle el placer de jadear, siempre me sorprendía, cambiando el lugar y la cantidad de cera que caía. (Isis : de jadeo nada . Era un quejido el cual me hacia pensar que tal vez le quemaba demasiado y me desconcertaba . Ya en vez de estar pendiente a la cera y la situación estaba pendiente a ver como quedaba la piel bajo la cera. Y estaba si colorado así que no me sentía a gusto de saber si realmente le estaba abrasando o solo quemando . NO quería romper la situación y estado en el que nos encontrábamos . Como estaba desnuda ya que desvestí al empezar para tener el máximo contacto posible . Yo me encontraba junto a el sentada, estire mi pierna hacia delante en una postura donde dejarse de fácil accesibilidad una parte mas sensible , la entrepierna . Entonces entre cera y cera dejaba caer unas gotas en mí para ver el dolor y la distancia tan corta si podía lesionar . Esto no quiera decir que yo ya las hubiera probado anteriormente en mi, pero como es tan quejica ya me desconcertó . Cual fue mi sorpresa , dije en mi Coño! Pero si no quema nada de nada)

En breves comenzó a frotar su cuerpo con el mío como si la idea de tenerme lleno de cera le excitara, y por supuesto que a mi también me excitaba, notar como la cera se despegaba por el sudor de nuestro cuerpos entrelazados, comenzó a retirar parte de la cera incluso con sus dulces labios, esto me hacía cosquillas dependiendo de la zona y de pronto, mientras me reía por las cosquillas, noté la fuerte presión de un mordisco, ella sabía que yo había bajado la guardia. Ese mordisco fue hecho en el momento perfecto para que su sensación fuera mayor en mi mente de lo que quizás lo era a nivel físico, y volvió a ponerme tenso, aunque pronto desapareció la tensión, cuando escuche como trataba de escupir la cera que seguramente llego a su boca con ese mordisco, comencé a notar como una pluma se deslizaba por mi torso. (Isis : se que tiene cosquillas y me quería reír un rato)

La sensación de la pluma es suave, y esto no sería un problema salvo… porque tengo muchas, muchísimas cosquillas, es digamos mi kriptonita, de hecho pierdo todas mis fuerzas cuando me hacen cosquillas, así que aparte de hacerme reír en cierta forma también me hacen sentirme indefenso, aun así yo trataba de aguantar las cosquillas como podía pero acabó siendo misión imposible, como no dejaba de moverme, medio incorporarme e instintivamente mi mano trataba de evitar que me hiciese cosquillas opto por atarme a las patas de la cama.

Unió cada una de mis extremidades a las patas de la cama y entre si, de forma que ya no me fuese posible usar mis manos o piernas para evitar que me hiciese cosquillas, ( Isis: al ver que era imposible poder tenerle quieto tenía que hacer algo así rápido y sencillo. Las muñequeras como ya dije no eran muy buenas y me daban la sensación de que podría hasta hacerle el filo cualquier herida que no estaba prevista. Las cuerdas perdería tiempo y el juego de la pluma había empezado y no quería que descansase, quería que se agotase y hasta las posteriores agujetas abdominales. Como siempre tengo muchas cosas en la cabeza que quiero hacer por ello me lleve cinta americana, que fue con lo que lo ate a la cama.) y cuando me movía mucho y me reía a carcajada limpia, me mordía y golpeaba mis testículos con lo que parecía un cepillo de forma que la risa cesaba casi al instante, pero pronto volvía cuando volvía a hacerme cosquillas, decidió ponerme a prueba y ver hasta donde era capaz de llegar…

Continuara …

Sé el primero en comentar